Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

martes, 22 de noviembre de 2005

Simple

Hoy me pusieron una silla nueva en mi lugar de trabajo. Nuevecita, brillante, con el acolhado oliendo a nuevo. Y me sentí feliz.

Al igual que hay simplezas que irritan, como el mouse de la chingada que todavía no rueda bien hacia la derecha, una silla nueva me puede hacer sentir bien.

Así de fácil. Sillita nueva.

5 Comments:

Blogger el Gonz said...

¿Felicidades?

Ahora sólo falta esperar un escritorio nuevo, compu nueva... y de repente, ZAS, letrerito que te nombra jefe con despacho nuevo.

10:13 a. m.  
Blogger  said...

Entiendo perfectamente lo que sientes, cosas pequeñas como esa le levantan el ánimo a uno. Sobre el mouse que no rueda bien a la derecha... ¿has probado quitar la tapita y la bolita en la parte de abajo y limpiar los minúsculos rodillos que controlan la dirección? Es probable que haya una importante acumulación de MUGRE en el rodillo lateral y por eso no se mueve bien el mouse. Eso en caso que sea mecánico, porque si es óptico... mejor cómprate otro.

11:55 a. m.  
Blogger TORTUGA MALDITA said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

12:40 p. m.  
Blogger Isabella said...

Ah, seguro fue lo que sentí hoy cuando fuí a almorzar a Rovegno y había Fetuccini al Pesto. Me sirvieron ese magnífico plato, todo decorado, lo miré, pensé en lo buenísimo que estaría, dejé mi libro al costado y puse manos a la obra.

4:05 p. m.  
Blogger Lady Bathsheba said...

le iba a decir lo mismo que C al cuadrado..je..mmm...yo simplemente quisiera un salon con ventana...es mucho pedir? osea.. porque tengo que dar clases en el Centro Empresarial de Adex? maldición! solo un agujero..!!!!

2:42 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home