Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

lunes, 21 de noviembre de 2005

Vamos sumando

Iba a responder eso de que se acerca mi cumple y me siento viejo -que por cierto, cómo es que saben algunos cuándo es mi cumpleaños, el de mí, o sea, que a las justas recuerdo literalmente 4 fechas y algunas repetidas- pero me di cuenta que más mejor sale un post.

Aquí va mi descargo. No me deprime llegar a otro cumpleaños, a diferencia de otras personas que les entristece sumarse calendarios, a mi me encanta celebrar mi cumpleaños. Está bien, lo planeo con 48 horas de anticipación, pero la idea me la alucibno de tiempo.

Ya sabe, y para los que no, que cumplo el 9 de diciembre, batalla de Ayacucho, día del Ejército, de la independencia de América, y todo eso que nos enseñaron el el colegio. Quizá de allí mi gusto por la pólvora (un casquillo de .22 en un trago largo de ron y le van a ver los ojos directamente al diablo). Y para los que se van enterando, pues qué esperan, vayan ahorrando para mi regalo. No, no llevo la cuenta de los deudores, pero si te toca un plato de arroz sin sal, no hagas roche.

Pero me desvío, la cosa es que no me importa estar más viejo, sino SENTIRME más viejo. Me recuerda una de mis escenas favoritas de "Salvando al soldado Ryan", sip, volvemos a los tiros, cuando la patrulla de los gringos se da de cara con una de alemanes, y se apuntan mientras pegan de gritos hasta que una granada estalla y pam, buenas noches los pastores. El sargento gringo, se acerca a revisar los cuerpos de los chiquillos alemanes, todavía saliendo humo de sus uniformes, y, en la única vez que habla para la cámara dice, "estas cosas te vuelven viejo".

A ver, repasen, cuántas veces se han sentido viejos de golpe, a lo bruto, súbitamente. Y no les digo de que en la calle un chiquillo les diga señor tiene hora, ni que en la combi escuchen una canción de Vilma Palma y luego digan que esa fue la sección rock del recuerdo, que al fin y al cabo eso es ESTAR viejo, nos joda en el alma o no. Me refiero a sentirse viejo, o sea, con la resaca de todo lo vivido empozada en el alma, yo-no-sé.

Así que para este nueve que se viene, me sentiré, como en tooodos mis cumpleaños, un sagitario feliz (ya del signo hablamos luego, sino preguntenle a Aioros...). Ya saben quiénes van, y si no sabes, pregunta no más. La ocasión para ver a los viejos amigos de siempre, decirnos que tenemos más barriga y menos pelo y beber de toda la colección de vinos imaginables que suelen traer para la fecha.

Ahhh, mi cumpleaños. Ven nomás, canalla, que aquí te espero, como hace 27 años.

5 Comments:

Blogger TORTUGA MALDITA said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

11:33 p. m.  
Blogger JCC said...

Yo siempre he dicho que la vida hubiese sido mejor al revés. De viejos ir a niños. O tal vez no. Chévere tu blog. Oye, "When september ends" ha pegado, ¿no? Bueno pes, te dejo con tu vejetitud y me concentro en la mía.

6:52 a. m.  
Blogger Carolate said...

No está viejo, Mr G. A menos que así se sienta de pronto y que los años le caigan de golpe como los pingüinos de Halls (que no los de Madagascar, que esos son muy warriors)

En fin, que 27 añitos son el inicio de otro camino, hasta los 28. Y así, así... Algún día llegaremos a los 30.

Y pensar que en el cole, decía que los de 22 años eran muy viejos para ir a fiestas...

9:56 a. m.  
Blogger Gastón said...

Sip. Y créanme que cuando crucemos los 30, vamos a seguir sintiéndonos que es la edad perfecta para la juerga. Allá esos chibolos de 20 que se creen inmortales, jajaja.

11:21 p. m.  
Blogger Lady Bathsheba said...

todo lo que genera un comment no?
jajaja...por otro lado...yo les puedo hablar de los 30...si recien -y por fin- puedo vivir cosas que nunca pude..yeeeeee

2:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home