Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

lunes, 11 de julio de 2005

Día de mercado

Hay cosas que no cambian. Cuando uno se acostumbra a algo, simplemente ya lo toma como una cuestión natural, no sujeta a anàlisis, al punto de que no reparamos en que tan normal es aquello que por A o B, ese gracioso simpático que es el destino nos pone por delante. Otras veces simplemente no queremos cambiar porque es màs fàcil estar como estamos, o nos da pereza buscar un giro o simplemente nos gusta lo que escogimos y creemos que màs allà no hay.

Esto último sucede con mi madre, que pese a que hace màs de dos años que cambiamos de barrio, inisite en ir de cuando en vez a nuestro viejo mercado del barrio, a donde caminaba desde la casa de mi abuela para "hacer la plaza", mercado que simplemente se tranformó en la parada obligada primero de la mujer casada en la que se convirtió y luego en ruta bàsico para los hijos -que para algo tienen que servir, pues.

El asunto es que nuevamente retornó donde sus caseras de hace 30 años, pero cuando volvió a la casa, la vi con una cara diferente, de preocupación. No sabes hijito, què horrible, en el mercado agarraron a dos ladrones. Y?, le respondí mientras mordisqueaba mi desayuno. Que los de seguridad los agarraron y los encerraron en un bañito que hay. Qué horrible hijito, les dieron de alma; no se les veía pero como gritaban, parecía que los mataban; los sacaron con la ropa toda rota y manchados de sangre, medio cayèndose, y afuera los vendedores les seguían dando, la gente les tiraba cosas.

Ajá, le decía yo, y sumaba a la merienda una papa rellena bravaza que le habìa encargado. Mi madre esperaba otra respuesta imagino. Què horror, cómo le pueden hacer eso. En fin, todo lo que está bien opinar, es muy decente, pero que a mi ni me nacía ni por último me hubiera conmovido. Tampoco es que sea un asunto para rasgarse las vestiduras.

No me refiero a las motivaciones de esos delincuentes para cometer un crimen; ni cuestiono si lo hicieron empujados por el hambre que no soluciona un sistema inepto, o por el vicio de un paco de pbc de cincuenta céntimos. Tampoco me refiero al espitral de violencia que esto alimenta. En un país de bárbaros en donde para meterte a la cárcel tienes que robarte mínimo un televisor y no el pobre monedero con 10 soles que un ama de casa lleva, agarrar a palos a dos de esas sabandijas, por mucho que esté mal que los masacren, es un acto de justicia a los que la gente a los que precisamente esa Justica no llega, echa mano para defenderse.

Si les pegaron, les pegaron, pues. Al menos van a tener para un par de días que no van a poder salir a robar. Les dolió y de esa no se olvidan, no?. Mi madre se me quedó mirando. Ambos nos quedamos viendo en la cocina. Estàs cambiando hijito, estàs perdiendo la capacidad sentir pena. Pena deberían darme las personas a las que les roban, mamà. Nos miramos de nuevo. Ay, mi hijito. Y cada uno se fue a su cuarto, sintiendo lástima por el otro.

4 Comments:

Blogger Kat said...

¿Sabes?
Yo no creo que hayas cambiado. Simplemente creo que es supervivencia.
Ahora las situaciones y circunstancias son otras. Es tácito que debes supervivir.

Welcome to the jungle.

11:53 p. m.  
Blogger Kat said...

Por cierto, tus máximas son muy buenas. Arturito estaría muy orgulloso de ti. Incluso el querría los autógrafos.

11:54 p. m.  
Blogger Lady Bathsheba said...

recuerdo cuando una vez nos robaron en las playas de chancay al papa de SEb y a mi...de los 3..atraparon a uno..al mas inexperto..el menor..detras de la camioneta..el poli q se quedo y el susodicho..le dieron de patadones al chico..me senti mal de ver semejante acto..claro que diras:"se lo merecia" pero me senti indignada..no se..nunca habia visto algo asi..furia en los ojos del poli y el susodicho..debe ser un trauma mio..lo se, pero no me gusto aun cuando fuera un delincuente

10:22 p. m.  
Blogger Gastón said...

La violencia no siquiera es mala. Es terrible. La ejerza quien la ejerza. En eso estamos de acuerdo.Ando en tratativas para dejare de darle lástima a mi vieja.

10:46 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home