Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

martes, 28 de febrero de 2006

Del choclo con queso al tacacho con cecina

La selva siempre tiene algo de cautivador que simplemente me fascina apenas pongo un pie en ella y siento la cachetada contundente de su calor. Este fin de semana no fue la excepciòn. Buenos dìas señores, aerolìneas Cataplùm anuncia que arribamos al aeropuerto de Madre de Dios, con una tempertura de 37 grados. Disfruten la visita.

Coño! 37 grados, a esa temperatura le pesa a uno hasta el pelo. Cuando el calor aplasta es que aplasta, o sea, caes enla cama del hotel y simplemente no hay forma humana de levantarse, mientras escuchas a los mosquitos estrellarse en la ventana. Allì recièn empezò la aventura en la que nos embarcamos.

Por la noche regresamos de un mitìn en una plazita y de repente, broooom! Què lindo lluvia, dijeron los màs monguitos. Chèvere, por fin podrè usar mi super impermeable y ver si valiò las 10 lucas que pague en Lima (?!) Eeeeerror! Habìa dejado la casaca del canal en el hotel, porque està diseñada para proteger del frio, o sea, està forrada en polar, tiene doble acolchado y eso sì, impermeable es, piro ni ca me la iba a zampar con el calor que hacìa. Como dijo: eeeerror. Por fortuna el chubasco nos agarrò sòlo media hora en la calle, asì qye normal.

La cosa vino al dìa siguiente. Partìamos a las 3 de la maraca a Iñapari, que es como hacer un viaje de Lima a Ica provincia. Salimos y llovìa. No, otravez? No joven, todavìa no para. Chez, caballero. El carro que nos consiguieron era una camioneta station wagon. O'e, nosotros pedimos una camioneta (imaginando que tendrìamos una Hi Lux o algo asì para irno,s y nos traen un taxi) Camioneta es pues. ya vamos que nos mojamos. Fueron nueve horas. NUEVE HORAS, la mitad me la pasè durmiendo en la maletera, junto a la llanta de repuesto, porque el dolor de pierna no me dejaba doblar la pierna.

Primera aventura. 4am: El rio ha crecido joven. Asì que a esperar una lancha suficientemente grande para que entre el carro. Atravesamos el rio en total oscuridad, mismo peli, con el ruido de los pajarirtossonando, llegamos a la otra orilla, y el carro se enfanga al salir. O sea, em medio de la lluvia, buscr cooomo locos, tronquitos por la selva para sacar el carro del barro. Empujàbamos y las llantas nos tiraban esapasta roja que se forma de arcilla. Una delicia.

Aventra dos: Ya de dìa, como a las nueve (siii, seguìa lloviendo) nos caìmos en una zanja y nos volcamos. Una maravilla eso de salir por la puerta convertida en sun roof a lo bestia. Y ahora, quien podrà... no, ni el Chapulìn vendrìa hasta aquì, tan imbècil no es. A ver, habìa un campamento de la carretera Interoceànica por allà. A ver pues, vamos a pedir ayuda. El capote de lluvia colapsò, literalmente diez solsotes al agua, barro hasta las canillas, agua que se mete en los ojos, las orejas, te martilla el cuero cabelludo. Feliemente los obreros se apiadaron y nos dieron una mano, sacamos el carro y seguimos.

Llegamos a Iñapari al medio dìa, aun no desayunàbamos. Asì que nos fuimos a comer a Brasil... paìs tropical, abencoado por Deus, y toda la murga de la canciòn. Qè faàcil fue cruzar la frontera, o sea, cruzar nada màs, nosotros esperando a que nos detenga un penep`o un guardia federal y nada. Nos metimos hasta la ciudad de Acre, y lo primero Coca Cola heladita, o rerigerante du soda, a no se cuantos reales.

Y bueno, el camino de regreso lo hicimos en una poderosa pick up... con màs lluvia. Por la noche para echar los demonios, nos bajamos cuanto helado habìa a mano. Y asì es pues., de recuerdo me queda un jean convertido en costra roja, una camiseta que no se le quita el olor a tapir por nada y moretones varios, no tanto por la volcadura, como por intentar dormir dando botes en la maletera.

Feliz.

10 Comments:

Blogger el Gonz said...

Me quedo bien templadito en mi Selva de Concreto que es Lima la Gris. Y sí, definitivamente la prefiero en invierno :P

2:07 p. m.  
Blogger Angel Castillo Fernández said...

...al menos salió bien el stand up. Saludos, Gastón.

5:06 p. m.  
Blogger M. said...

Que tal aventura hijo. Pero seguro que a pesar de los moretones y molestias te sientes de maravilla por estar allí. Qué envidia muchacho. y guarda con "El Maligno"

6:30 p. m.  
Blogger Gastón said...

Jaja, lo del stand up lo tuve que hacersin lentes, porque la lluvia me caìa en los cristales y parecìa que lloraba porque me escurrìa por la cara. Ya-no-ya.

7:34 p. m.  
Blogger TORTUGA MALDITA said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

1:31 p. m.  
Blogger Angus said...

Gastón!!! Porque abandonaste la carrera de Derecho!!! Ya ves, por estudiar periodismo!!! Gajes del oficio que uno tiene que sortear para traer la noticia. Y por esas aventuras estudiamos periodismo...que paja tu aventura!!!

11:12 p. m.  
Blogger Isabella said...

Eso es para que los que creen que los viajes laborales son todo comodidad y glamour. Excelente historia!.

2:29 p. m.  
Blogger Angel Castillo Fernández said...

Oe te acabo de ver en la tuerca. Qué frío de mierda que hace allí. Era lo que más me jodía del canal... y eso que estuve nada más dos semanas. Je.

7:26 p. m.  
Blogger Enrike said...

37 grados... a la mientras

8:12 p. m.  
Blogger Lady Bathsheba said...

definitivamente cuando amas tu carrera no te fastidias ante aquellas aventuras, al contrario las tomas como algo más nomás :)
yo -al igual que Gonz- prefiero Lima y también en invierno...
Saludos.

6:18 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home