Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

lunes, 3 de abril de 2006

Los 25 años

Este jueves mi viejo cumple 25 años trabajando en el banco. La chamba me impidió escribir sobre él y su cumpleaños 55 hace dos semanas, así que ahora me desquito.

Yo sé que aunque él lo niegue, a veces entra y se da su vuelta por aquí. Lo sé porque lo vi poniendo la página en sus favoritos. Pero nunca hablamos de eso, en realidad, rara vez nos mosgtramos afecto de la forma tradicional. Es algo así como tener atrofiada esa glándula: difícil un beso, un abrazo, pero tenemos una relación de la PM.

Supongo que pocos hijos pueden decir que despiertan a su padre jalándole los pelos del dedo gordo del pie, o de la nariz. El se venga, claro, tirándome jugo de papaya a la cara, o con alguna otra putada por el estilo. Nuestra forma de mostrar cariño, dicen. Pero nunca se queja. Ni siquiera cuando (a propósito) me llevo su toalla para bañarme, o saqueo su cajón de colonias, aunque varias veces lo he pescado rebuscando entre mis camisas, o concretamente, regresando de la calle con una puesta. Pero normal, nadie dice nada.

Veinticinco añotes vistiendo traje de saco y corbata (odia el terno) para darnos de comer y educar a sus tres berracos. Se supone que le van a dar un reloj y 15 días extras de vacaciones, y ha decididovender unos días para terminar de pagar esta casa. Así es el viejo marica (otro de los lujos-licencias que me doy con él).

Así que supongo que el jueves le jalaré el bigote, le esconderé el jabón y en la noche nos iremos todos a llenarnos de chifa a la vuelta de la casa. Caminando.

8 Comments:

Blogger TORTUGA MALDITA said...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

11:56 p. m.  
Blogger el Gonz said...

Quizás te saque una sonrisa, Gazz, has logrado sacarme una lagrimita (más) de mis ojitos. Quizás sea la envidia ;)

Felicitaciones por tan estupenda relación y un abrazo a toda tu familia, que se ha caracterizado siempre por su inacabables alegría, buen humor y hospitalidad.

9:16 a. m.  
Blogger M. said...

Felicitaciones a tu viejo, muchacho y un agradecimiento especial de mi parte por todo el cariño que le ha dado siempre a tus patas.

11:12 a. m.  
Blogger Gastón said...

Claro, entrenador de nuestro glorioso equipo de básquet en el colegio, jajaja.

6:07 p. m.  
Blogger Enrike said...

Definitivamente, a pesar de todo, a pesar de todos los años en contra (y a favor)... un viejo sigue siendo un viejo.

10:25 p. m.  
Blogger Angel Castillo Fernández said...

...te acabo de ver en la foto de la revista del Portal de Botoneros, junto a uno de mis más grandes amigos. Saludos.

4:42 p. m.  
Blogger Gastón said...

Asu, el portal de Botoneros, que bueen,a para evitar el cherry, jajaja. Una sonrisa màs fingida que cachetada de payaso, no?

4:33 p. m.  
Blogger Swerch said...

Este es el tipo de relaciones donde padre e hijo salen triunfantes, donde sacan provecho de los momentos "de oro" que las vida les ha dado... felicitaciones por dejar una huella importante el uno al otro. la mejor recompensa de un padre (y una madre, por supuesto) es lograr solidez y muestras de cariño incondicional en los hijos, una ardua tarea por la que bien merece la pena trabajar y nunca irse de asueto.

3:04 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home