Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

jueves, 15 de noviembre de 2007

Año

Contigo no existe final
solo un largo camino que andar,
las sombras me acompañarán,
y con dragones habrá que luchar.
Y me basta saber que estás conmigo,
que donde vaya siempre tu estarás...
Diego Bertie,
Qué difícil es amar (Fuego Azul)


Se acuerdan, al menos yo sí, de la canción que puse como preludio a mi balance del 2006. Hace ya casi un año, redios. Un año, cuàntas cosas pasan en 12 meses. y Hablaba del dragón en su castillo, ese que estaba de muy mal humor. Era el resumen del año, y bueno, ahora quería hacer no sé si un resumen, pero un algo de un año, y claro, me acordé de esa canción que también tiene un dragón.

Vaya, ha pasado un año largo desde que empecé a tener una relación con mi novia, o sea Lore. Y cuántas cosas nos han pasado juntos. Las cosas como son. Ya hace un buen tiepo recuerdo cuando, regresando de Bolivia me dejó sorprendido la cantida de periodistas solitarios y veteranos que había; al parecer, esta perra profesión que da tantas alegrías sólo deja chances para empatarnos entre nosotros. Y ya apenas a los 5 días de iniciada nuestra relación, allí estaba yo a las 4 y media de la mañana, en casa de mi nueva novia, recogiéndola, para que ambos cubramos cada uno (en ese momento) para su respectivo canal las elecciones municipales.

Ah, cuántos recuerdos que mezclan, de la vida en común y de trabajo en común. Los despachos en conjunto con ella en estudios y yo por ahí. La vez que ella, con un par, se fue a Pisco para contarnos de primera mano toda la miseria, y el encuentro de ambos en el aeropuerto militar, sólo para vernos unos minutos mientras ella subía para Lima al Hércules de la aviación colombiana que me había traído a mi. Las fiestas patrias, los fines de semana, los informes, y hasta un curso de corresponsales de guerra hechos en conjunto.

Todo lo que ha podido pasar en un año. Nos preparábamos para recibirlo por todo lo alto, y claro, pasó lo que suponíamos debía, tenía que pasar. Ella trabaaba esa semana de madrugada, yo toda la tarde hasta media noche: resultado, alrmozar juntos. Un lugar bonito, una reserva y zaz, la convocan para que traduzca en vivo a Toto en una entrevista... a la hora del almuerzo. Caballero, así es la competencia.

Qué mas puedo decir. En este año he aprendido mucho, por ejemplo, a no ser tan renegón. "por qué te quejas tanto de lo que te falta y no disfrutas de lo que tienes", me repite siempre la niña, tanto que ya me lo estoy por creer. Y así estamos, un año más.

Digo uno más porque la cosa va para largo. Ahora usamos anillos de plata. El primer paso, aros de promesa. El mio, de momento, por una cuestión técnica, lo llevo en una medalla de plata, al cuello; más cerca del corazón.

Etiquetas:

3 Comments:

Blogger Lady Bathsheba said...

ay el amooooooooooooooooooooooooooor!
pucha, que bacan ver a la gente templada.. sinceramente :)
cómo es no? a veces yo me digo, "ojala hubiera conocido al M en otro tiempo, cuándo no chambeabamos como locos todo el santo dia.." pero fácil, en esos días ninguno de los dos hubiera volteado a ver al otro..
estos amores de adultos creo que tienen más recompensa, porque valoras cada ratito que pueden verse...aaaaaaaaaaaaaah

10:51 p. m.  
Blogger martinvargas said...

SORRY, PERO ME FUE INELUDIBLE REPARAR EN LOS ERRORES DE SINTAXIS. pero bue....
SALUDOS.

12:44 a. m.  
Blogger Fujur said...

Bene! Saludos desde España! No sabía que nuestro idioma se diferenciara tanto según donde se hable! ;-) La diversidad me sorprende cada vez más con sus múltiples y admirables manifestaciones!

3:57 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home