Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

viernes, 28 de marzo de 2008

De vuelta al juicio. O un juicio de vuelta y media

¡Soy inocente!
Ringtone de moda

Cuando aquel que no puede ser nombrado -y que Rowling me perdone por el plagio- se ganó un viaje con todo pagado de Chicureo a Lima, cortesía del Poder Judicial, sabíamos que se venía "la" cobertura. Y no nos equivocábamos. Así que con gran despliegue, pompa y ceremonia, cargábamos nuestro antenón satelital, salíamos del canal a las 5 de la mañana y allí estábamos... día tras día. A mi equipo, como a otros, le tocaba cubrir quénes iban a presenciar el juicio, comentábamos con la mesa en estudios y hacíamos despechos a cada rato. Todos los días. Luego tocó cambio y nos tocó hacer el turno vespertino, o sea, lo mismo, pero hasta que anochecía y corría un frío de los recontra diablos. La chancha para el café o el emoliente estaba a la orden del día, con un verano que no llegaba. Eran los primeros días, no había régimen de visitas y cualquiera podía caer a cualquier hora, así que siempre era interesante quien llegaba cuando entraba la noche.

Pero ahora de lo que quiero hablar es de los días del juicio. Aquí estoy, sentado en la sala adjunta a la del acusado -manda fruta, chino- con el resto de colegas. Estamos en la audiencia número 41, y aunque no me ha tocado mucho estar aquí adentro, puedo ver que el tema se vuelve rutina. Mientras nuestra señal pasa en vivo todo el juicio, aquí estamos tratando de hacer algo con nuestro tiempo. En las mesas están desplegadas todas las laptops con las que se toman apuntes. los cables RCA para audio y video corren sobre los tableros. Periódicos con subrayadas abiertos. Botellas de gaseosas, café preparado en más botellas de gaseosas. Paquetes de galletas a medio consumir. Libros de consulta, grabadoras, cámaras, libretas y todo lo que puedan imaginarse. Alguien dormita recostado en una silla, otro apunta frenético los tiempos que va arrojando el video para hacer su nota. Alguien más se enfrasca obsesivo en el buscamnias de la computadora, y los videos del youtube sacan de la mordorra a más de uno.

Este es en resumen, el panorama diario. Llegamos 8 de la mañana al cuartle policial, nos instalamos, compramos algo de desayuno y vemos como se repite a cada rato "no me acuerdo" cualquiera que pase por la pantalla. Salimos a almorzar a las fonditas que hay por aquí -si tenemos suerte podemos ir a la zona comercial de Ate a una pollería o chifa mas o menos apetecible- y de nuevo en la tarde hasta que se acabe el show.

Y aquí estamos, riéndonos de los gazapos, comentando la cara dura de tal o cual, consultando tal fecha -oye, ese vladivideo lo grabaron en el 96 o 97, Fulano era jefe del SIE o de la Dinte-. Caminamos alrededor de la sala para esturar las piernas. Histérica, alguien manda a callar a otro que hace un despacho telefónico. Y a mi me queda como distracción escribir en este blog mío. revisar los de los amigos -cada vez más colegas tienen blog- revisar la wikipedia al random -pero qué nerd!- y ya, nada más.

Vamos a ver cuánto tiempo más dura este asunto. El trabajo de 15 horas al día esta bien de vez en cuando. De vez en cuando. Vamos, quién no quiere pasar los años, y no sé, me imagino que venga mi cría con su libro de historia y me diga, papá, cómo fue el juicio a este señor que fue presidente. Y uno deje su Play Station 5 o la edificante actividad a la que se aboque y le diga, ven hijo, te voy a contar. Yo estuve allí.

Etiquetas: , ,

2 Comments:

Blogger Lorena said...

Es cierto lo que dices, estamos haciendo historia. Todos los que cubren el juicio desde la DIROES o los que nos sentamos TOOODO el juicio a escucharlo desde la mesa de conducción esperando que se interrumpa o falle la señal para hablar sin cesar esperando el despacho telefónico del reportero de turno. El juicio del siglo como lo llamán, jajaja. Lo único malo es que hacer historia es recontra aburrido y lento, los que escuchamos las audiencias podemos dar fe que los abogados, fiscales y jueces demoran siglos en llegar al punto para que el testigo responda sabiamente "no recuerdo".

12:42 p. m.  
Blogger El Frankie said...

O sea, te la llevas fácil jajaja

6:46 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home