Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

domingo, 6 de enero de 2008

Los Reyes

Los tres fulanos vestidos con púrpura de guardarropía y coronas de papel dorado, que a pesar de Santa Claus y del primer imbécil que lo trajo, de la modernidad, de las teleseries gringas, del ex ministro Solana, del nuevo look del Pepé y de toda la parafernalia, siguen saliendo a la calle cada seis de enero, con tres camellos y un par de cojones, constituyen la única causa monárquica a la que de verdad me adiero plena e incondicionalmente.
Arturo Pérez-Reverte, ¡Vivan los Reyes (magos)!


Nosotros siempre hemos celebrado la Navidad. O sea, nosotros como colectividad, y yo pensaba que ese nosotros nos incluía también la celebración de la Pascua de Reyes. Y ahora, a la edad, resulta que no. Que casi nadie celebra esa fiesta, que yo, como siempre la celebré con primos y hermanos y papás y todo eso, pensé que era de lo más normal.
Ya sabía que en España tienen la pésima costumbre (para los niños, claro) de dar los regalos de Navidad recién con la llegada de los Reyes, que es, técnicamente, cuando Melcho, Gaspar y Baltazar llegaron con sus ofrendas para el niño, el Dios y el rey... ahhh, por eso eran el oro, mirra e incienso, mira tú, todos los días se aprende algo nuevo. El tema es que muy bien, aquí no hay esa costumbre, pero igual ese día siempre se ponía un chocolate o algo en las botas que formaban parte del atiborrado set de adornos navideñois que hay en mi casa, donde parece que al trineo de papa noel lo hubiesen usado de coche-bomba para que estalle en mi sala.
El asunto, antes de desviarme más del tema, es que la celebración va cada vez más en desuso, al punto de que mucha gente no creía que en mi casa se celebra bajada de reyes. Cosa muy lógica si es que uno de niño prendía la tele y veía que todos los programas del medio día que le decían a las mamás como ser mejores mamás, se mataban haciendo postres y roscas de reyes y todo eso. Y yo pensaba, uuuy, cómo cambian los tiempos, si recuerdo a los abuelos contando que en las bajadas, la gente se reunía frente al nacimiento. El de mi mamama Bertha ocupaba una enorme parte de su sala, y toda la familia ponía un donativo para bajar al pesebre un camellito, un burro, un pastor o lo que sea. La costumbre se ha perdido y pensé que quedaba la otra. Pero ni eso.
He visto temprano una nota sobre los policías que hacen de Reyes Magos. Y allí están ellos, con sus túnicas de rayón y sus coronas de papel crepé brillantes, tratando de que la costumbre no se muera, aunquelos niños les preguntan para qué vienen si papa noel ya trajo los regalos.
Y me da pena pensar que todavía vienen porque ya no tienen a dónde ir.

Etiquetas: ,

6 Comments:

Anonymous luna said...

Pues si mi cuate... las costumbres, las tradiciones se van perdiendo o en el mejor de los casos cambian o evolucionan para bien o para mal, pero son muy pocas las que pueden permanecer identicas luego de varias generaciones; la aculturaciòn gringa nos afecta a todos.

Pero no es solo eso lo que contamina algunas de nuestras tradiciones mas queridas o sagradas, (no hay que echarles la culpa de todo a los gabachos) a veces tambien el mercantilismo, la banalizaciòn, la pèrdida de fè o de valores hacen que cada vez màs las celebraciones pierdan su sentido original y se conviertan en mero consumismo y pretextos para chupar y no trabajar.

Aunque el vejete del traje rojo tambien anda de metiche por acà, no creo que realmente haya desplazado a los reyes.
Nosotros aùn tenemos un cariño muy especial por esta fiesta y a los niños no les molesta recibir regalos dos veces seguidas en menos de 15 dias, uno de parte del panza-clos y otro de los Santos Reyes.
A veces simplemente cambia el tipo de regalo: en navidad tendran ropa, zapatos o algun otro tipo de regalillo, pero no juguetes y dulces, pues esos son de parte de los reyes.

Claro, te hablo de niños que tienen la fortuna de contar con una familia que aunque sea muy humilde, harà que los reyes empeñen sus coronas si es necesario para que los niños no se priven de esa alegria el 6 de enero.

En este mundo globalizado la invasiòn "cultural" (¿?) griga es casi inevitable, pero de cada uno de nosotros depende que lo nuestro no se pierda. Cuando tengas tus hijos, procura enseñarlos a gozar y amar tus tradiciones y con eso habras contribuido a preservar tu cultura nacional.

Y por cierto, luego de tanto rollo no me queda sino hacerte la pregunta "de cajòn" (obligatoria):
¿a ti que te trajeron los reyes?
en cuanto a mi, como me portè mal este año, (¡¡¡¡siiiii!!!! jajajaja) me trajeron "puros cuernos", pero eso no me entristece mientras de todas formas me toque rosca y chocolate caliente con mi familia.

3:29 a. m.  
Blogger lA mAeStRa said...

Yo me acuerdo que dejabamos las sandalias al pie de la cama y los reyes nos dejaban un monton de dulces. Despues a la hora del lonche ibamos donde los abuelos y acercabamos a los reyes al pesebre... despues comiamos rosquita de reyes. Buenaza... tienes razon hay costumbres que se pierden con el tiempo...

12:30 a. m.  
Blogger El Frankie said...

Mi celebración de reyes es con fiesta y es que coincide con el cumpleaños de mi abuelo, así que los únicos regalos on para él jeje

10:35 a. m.  
Blogger Pamela said...

Hola Gaston
Tuve que cambiar la URL de mi blog porque segun me decian y pude comprobar, en el Canal, se activaban los filtros como si fuese una pagina porno. Te paso la nueva URL. Saludos.

7:00 a. m.  
Blogger Sol said...

En mi casa nunca celebramos la bajada de reyes. Sabía que era el 6, siempre lo supe, mi mamá dejaba el árbol y el nacimiento hasta después del 6, pero nunca fue un día especial, nunca me trajeron nada, nunca nos reunimos para celebrar ese día. Mmmmmm... ni modo.

Volví de vacaciones y vine a saludarte. Beso!

1:33 p. m.  
Blogger Gastón said...

Queridos Luna y Sol, gracias por lapaciencioa y los comentairos, asi cada bloger se enriquece de lo quepasa al otro lado de muchas pantallas.

Pamela, sigo esperando que continues tus relatos de querido diario. Nos vemos en el canal.

Frankie, que puedo decir... tienes suerte, compadre.

8:45 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home