Nombre: Gastón
Ubicación: Miraflores, Lima, Peru

martes, 29 de enero de 2008

Lima se lleva en la barriga

La Lima que yo quiero
es mi Lima vivandera, ¡sí!
Ciudad mazamorrera,
de anticucho y picarón
.
Canción Popular

Recibí un correo, donde no figura el autor y lleva por título "Lima engorda". Todavía estamos en el mes de aniversario de nuestra ciudad, y a mi me gusta comer, qué buena combinación. Quien haya escrito la nota ha vivido fuera un tiempo, se nota, y de veras disfruta de hincar el diente, y se ve que además lo hace con el gusto de exponer nuestra fabulosas cocina a quienes no son peruanos. Aquí tengo la suerte de tener algunos visitantes de fuera, así que por eso también me siento orgulloso de licir mi comida (no la barriga que me sale producto de ella, ojo)
Estoy colocando la nota, y en cursivas alguna opinión que se me antoje en el camino. Disfruten!

Lima engorda

Lo primero que debe hacer uno al llegar a Lima es comerse un pollo a la brasa con muchas papas fritas con mayonesa y una generosa porción de palta, todo eso debe estar acompañado de una Inka Kola bien helada (diet, para los que quieren conservar la línea) o una jarra de chicha morada (delicia del maíz morado hervido con cáscara de piña). Claro, para comer pollos hay para escoger, desde las más socorridas pollerías de barrio, como el Memphis en Aviación, (recuerdo el 1/4 de pollo con papas y ensalada de 4 soles que comía luego del D&D por allí) hasta la ahora internacional cadena del Pardo´s Chicken, pasando por La Granja del Abuelo (donde puedes disfrutar, de paso, del inolvidable 'choclito' José Antonio). Si el asunto es por volumen y se trata de retar el vientre(a este muchacho le falta conocer el indomable "Buen Sabor" y sus platos ministro), bien pueden disfrutarse todos los pollos que el cuerpo aguante en la clásica Granja Azul o en el más reciente El Pillo, ambos a las afueras de la ciudad (imperdibles los anticuchitos de hígado de pollo con mayonesa). Para los nostálgicos, nada como un pollo del Rancho o del Pollón, esos decanos. (Y las fiestas infantiles con olor a pollo a la brasa... uf!)

Tampoco es posible pasar por Lima sin comerse un ceviche, unas conchitas a la parmesana, una jalea, un chicharrón de calamares(y de allí en mi caso, a la clínica) o una corvina a la chorrillana. Cevicherías hay muchas; la mejor, para mí (dice el autor de la nota), no sólo por la comida sino porque la sazón y la atención de Paola son memorables, era El Gato que, liquidadas sus siete vidas, ha pasado al recuerdo; creo que esa fue mi gran ausencia esta vez. Sin embargo, tenemos otras, desde las de más 'producidas' como Pescados Capitales, La Mar o El Segundo Muelle (la mejor, sin duda, es Costanera 700, donde te puedes comer una chita a la sal que de deshace en la boca acompañada de un chaufa de pescado inimitable. (No, a mí me gusta más Segundo Muelle. Punto Azul es mostro, pero mucha cola), hasta las más populares y típicas como Punto Azul, El Limón o Punta Arenas. Cualquier limeño que se respete conoce una cevichería, 'la cevichería', ese lugar fabuloso donde se prepara 'el mejor ceviche de Lima', a decir de los parroquianos (el resataurante de Nico, Miramar, por ejemplo, que hacen un picante de mariscos mostro, y adems de quedar cerca de la oficina, es de un amigo).

Pisar el Perú y no comerse un chifa es un delito (y si no lo es, debiera tipificarse). No hay lugar en el mundo donde la comida china sea mejor, ni en China. El acriollamiento de las costumbres culinarias que trajeron los coolíes cuando fueron engañados y esclavizados por los hacendados en el siglo XIX, dio como resultado una mezcla fenomenal en la que se funden tradiciones asiáticas, africanas e indígenas en un alimento único por su variedad, por sus aromas y gustos. Chifas hay miles y el mejor es el del barrio de de nuestra infancia, el que estaba junto 'al chino de la esquina' (la bodeguita socorrida. Nada como la Moy... allá en el antiguo canal), ese con media docena de mesas siempre abarrotadas, cocina de dudosa pulcritud y utilencilios grasientos donde la inmensa sartén (el wok) jamás ha sido lavada y guarda allí, en medio de los refritos pegoteados, el secreto de un sabor inconfundible e inigualable (sabían que originalmente los chifas no tenían cuchillos?). Un arroz chaufa, unos wantanes fritos, una gallina tipakay, un pollo chijaukay, un chancho al ajo, un pato pekinés o una deliciosa tortilla de verduras, elevan al más distraído al sétimo cielo. Si bien el mejor es que mejor conocemos, hay muy buenos como el Wa Lok, el Salón Capón, el Tití, el de Charito (en la cuarenta de Paseo de la República) o el que está en la avenida El Polo, cuyo nombre jamás supe (pucha, cuál será...) Si se quiere ser más exclusivo y excluyente bien se puede ir al O-mei, al final de la Javier Prado (el pato pekinés allí es soberbio), jamás defraudará.

Si de comida criolla se trata hay lugares tan célebres como el José Antonio, el Señorío de Sulco o Las Brujas de Cachiche (mejor lleven la tarjeta, la plata para la cuenta no entra en la billetera), aunque para tales menesteres sea mejores los 'huecos', los restaurantes de la gente de a pie que abundan en el centro o en las zonas más típicas, esos lugares con media docena de mesas que se las arreglan para atender infinidades de clientes que van hasta Barios Altos, La Victoria o el Rímac, solo por su sazón (qué rico!). Siempre quedan, ahora renacidos, los kioskos del Estadio Nacional (no tan rico!) donde las anticucheras lo esperan a uno para preparar los chinchulíes, el anticucho, la papita dorada, todo con su ají con huacatay y su chicha (sí, chicha!!, en esos baldes con un hielo flotando dentro de una bolsa para no aguar la bebida, jajaja, qué tiempos!). Y, claro, de postre, impostergables, insuperables, infinitos, unos picarones magníficamente bañados en la más dulce miel de chancaca.

*-*-*

Hasta aquí la primera parte. Luego siguen las pastas, carnes, sangucherías y cafés. Qué rica es mi ciudad!

Etiquetas: , ,

9 Comments:

Blogger el Gonz said...

WoW... mira que vivo acá y no me había puesto a pensar hace cuánto que no voy al Rancho y similares... Esperaré el especial de pastas con ansias garfieldescas.

11:54 a. m.  
Blogger El Frankie said...

Qué todavía falta más?? Pxa que tragones que somos los limeños ah? (nótese que dije 'somos')

4:07 p. m.  
Blogger Carolate said...

BUAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!

QUIERO COMEEEEEEEEEEEER...!!!!

Y es que creo que no le saque partido a toda mi estancia en la Gris.

Aunque no es lo que dicen los 5 kilos que ha pesado al nacer mi retoño.

O_O

4:12 p. m.  
Anonymous Sludgeman said...

Pollo: El Cotorro (en Benavides o Canada). Iria al Rancho, pero hace tiempo que no me invitan a un cumpleaños ahi, pq sera?

Comida Marina: El Escondite del Gordo (en Armando Blondet en San Isidro y en Juan de Arona y en Aviacion)

Chifa: El de la vuelta de mi casa, el arroz chaufa full grasa, full sabor. No recuerdo como se llama (Av 1 en Monterrico)

Para pastas, antes Donatello o El Italiano en Sta Catalina, ahora, las de casa de mi enamorada.

dejo el tema que me da hambre y todavia te falta el otro post.

7:08 p. m.  
Blogger Sol said...

Yo recibí el mismo mail hace unos días. Qué rico todo!! Es verdad, cada vez que yo vuelvo a Lima, hago esfuerzos para ir a comer a ciertos lugares, entre ellos, El Salón Capón en Capón, Pardo's Chicken, Macarios, pan con chicharrón del mercado del Callao (sí, es el más rico para mí) Rosa Toro... y ahora último que fui, T'anta y La Mar... qué delicia caray! Y los menúes de 5 soles no se quedan atrás, eh? ;)

Te vas en 15 días de vacaciones? Pues que las pases lindo! A dónde vas?

Beso!

11:29 p. m.  
Blogger Angus said...

Hola, bueno te diré que es creo yo la única cosa que se extraña cuando estás fuera del país....será motivo pa darme una vuelta por Lima...

saludos y ya caeré para un chifita...

4:07 p. m.  
Blogger Berenjena said...

Leer este menjunje de sabores me ha dado ancias de sensaciones, algo ahí dentro del cerebro (o debería decir de la barriga?) que me tienta a atrangantarme con aquel lomito saltado que está haciendo ahora mi abuelita, pero esto queda corta, más tarde iré al chifita por mi porción de wantan...
indudable
que rica es mi ciudad!

9:59 a. m.  
Blogger Cristania Andoandorello said...

Ta mare ODIO ESTAR TAN LEJOS la comida en Madrid es MALAAAAAAAA el otro dia trate de hacerme una causa y NO HAY PAPA AMARILLA.

Eso si el ultimo buen pollo a la brasa que me comi con Carolate en el Hikari es algo que guardo en mi memoria para el atragante cuando vuelva.

Bacan leerte de nuevo

5:05 a. m.  
Anonymous chicha milagrosa said...

alguien tiene la receta de la Chicha Milagrosa de la GRANJA AZUL?
Me urge tenerla!!!!... MUCHAS GRACIAS

9:12 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home